slide01 slide02 slide03 slide04 slide05 slide06 slide07 slide08 slide09 slide10

¿Qué es el Pacto Global?

El Pacto Global es una iniciativa voluntaria, en la cual las empresas y otras organizaciones se comprometen a alinear sus estrategias y operaciones con diez principios universalmente aceptados en cuatro áreas temáticas: derechos humanos, estándares laborales, medio ambiente y anticorrupción.

 

El Pacto Global tuvo su origen en la propuesta que realizó el entonces Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, en un discurso pronunciado ante el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, el 31 de enero de 1999, luego que el PNUD publicara su Informe de Desarrollo Humano donde denunciaba que tres personas concentraban un ingreso superior al PIB de los 45 países menos desarrollados del mundo.

 

El llamado se propuso aprovechar la fuerza de la acción colectiva para fomentar la responsabilidad cívica de las empresas, de modo que éstas pudieran contribuir a la solución de los retos que plantea la globalización y hacer realidad una economía mundial más sostenible e inclusiva.

 

Su fase operacional se inició en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, el 26 de julio de 2000. 

 

El Pacto Global no es un instrumento normativo: no ejerce funciones de vigilancia, no impone criterios y no evalúa la conducta ni las acciones de las empresas. Al contrario, el Pacto Global se basa en la responsabilidad pública, en la transparencia y en la sana defensa de los propios intereses de las empresas, las organizaciones laborales y la sociedad civil, para promover y ejecutar conjuntamente medidas encaminadas al logro de los principios en que se basa el Pacto Global.

 

El Pacto Global actúa como una red. Su núcleo lo constituyen la Oficina del Pacto Global y siete organismos de las Naciones Unidas, a saber: la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) y el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM, parte de ONU Mujeres).

 

Desde su lanzamiento oficial el 26 de julio de 2000, la iniciativa ha venido creciendo de manera sostenida. Según los últimos registros, al 31 de octubre de 2012 el Pacto Global comprendía 7.033 socios corporativos y 3.572 socios no corporativos.

 

El Pacto Global involucra a todos los actores sociales relevantes:

 

•las empresas, en cuyas acciones se busca influir,

•los gobiernos, que definieron los principios en los que se basa la iniciativa,

•las organizaciones de trabajadores, de quienes depende directamente el proceso de la producción mundial,

•las organizaciones de la sociedad civil, que representan al conjunto de los grupos de interesados, y 

•la Organización de las Naciones Unidas como autoridad convocante y facilitadora.

 

Las empresas, gobiernos e instituciones que adhieren al Pacto Global, comparten la convicción de que las prácticas empresariales basadas en principios universales contribuyen a la construcción de un mercado global más estable, equitativo e incluyente, que fomenta sociedades más prósperas. Las acciones empresariales responsables construyen confianza y capital social, al mismo tiempo que contribuyen al desarrollo y a la existencia de mercados sustentables.

 
Para las empresas, el Pacto Global es una iniciativa voluntaria que incluye dos objetivos:

 

1.Incorporar los diez principios en sus actividades empresariales, tanto en el país de origen como en sus operaciones alrededor del mundo.

 

2.Llevar a cabo acciones que apoyen los objetivos de desarrollo de Naciones Unidas como, por ejemplo, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODMs).

 

Una empresa que ha adherido al Pacto Global deberá:

 

1.Integrar los cambios necesarios en sus operaciones, de tal manera que el Pacto Global y sus principios sean parte de la gestión, la estrategia, la cultura y la actividad empresarial cotidiana.

 

2.Publicar en los informes anuales una descripción de las acciones que se realizan para implementar y apoyar el Pacto Global y sus principios (Comunicación sobre el Progreso - CoP).

 

3.Apoyar públicamente el Pacto Global y sus principios, por ejemplo a través de comunicados de prensa y discursos, entre otras acciones.

 

Por su parte, las organizaciones de la sociedad civil han sido parte integral del Pacto Global desde su creación. Su perspectiva, experiencia y capacidad de construcción de asociaciones, son indispensables en la evolución e impacto del Pacto Global. Conforme la integración del mercado mundial ha avanzado, su papel ha ganado particular importancia en coordinar actividades económicas con prioridades sociales y medioambientales.

 

Las organizaciones de la sociedad civil suman dimensiones críticas a las operaciones del Pacto. Ofrecen no sólo sus competencias y conocimientos esenciales sino también su capacidad para resolver problemas, así como alcance práctico. Asimismo, pueden contribuir a proporcionar controles y equilibrios y a darle credibilidad y legitimidad social a la iniciativa. Estas características contribuyen a consolidar los principios del Pacto en un contexto social más amplio.

 

Cuando participan en un diálogo, las organizaciones de la sociedad civil añaden valor a los procesos en los que se construyen relaciones, se comparte información, se resuelven problemas y se crea consenso. Como socios del proyecto, su alcance práctico y sus capacidades son, con frecuencia, esenciales para el diseño y la aplicación de iniciativas que confieren sentido práctico a los principios del Pacto. Estas iniciativas también contribuyen a maximizar los esfuerzos de aprendizaje asociados con las actividades de una empresa vinculadas al Pacto.

 

En su caso, las organizaciones laborales están profundamente involucradas en los procedimientos de supervisión de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para intentar garantizar que las normas laborales se apliquen a escala nacional. Las estructuras del movimiento sindical internacional le permiten participar de forma coherente en el Pacto de una forma que cubre compromisos del sector y sectoriales, así como cuestiones políticas generales. Los sindicatos son organizaciones representativas que aportan tradiciones históricas de democracia interna, transparencia y responsabilidad ante los miembros.

 

En general, las organizaciones sin actividad empresarial que han adherido al Pacto Global, tienen a su alcance múltiples formas de participación, Así, la sociedad civil y otras organizaciones pueden participar a través de una serie de mecanismos de integración, como por ejemplo, Diálogos sobre Política, Actividades de Aprendizaje, integración de Redes Nacionales y conformación de Alianzas y otros modos de asociación. En estas áreas, las organizaciones juegan un papel crucial para promover asociaciones y realizar acciones sustantivas. También se anima a las organizaciones sin actividad empresarial a comprometerse con los diez principios del Pacto Global y presentar un informe sobre los progresos realizados.

 

En general, la participación de la sociedad civil, las organizaciones sindicales, los gobiernos, Naciones Unidas y la academia, aportan diferentes capacidades y perspectivas a la agenda de la ciudadanía corporativa. En muchos casos estos actores pueden proporcionar conocimiento especializado y ser excelentes aliados en una gran variedad de temas.

Todos los derechos reservados ® Red Local del Pacto Global en Uruguay © 2012 | Credits